Documenta 2013: “Google and the World brain”

0

La Sección Oficial de Documenta Madrid de este año, ha presentado una proyección apasionante sobre la red de redes y, en concreto, acerca del motor de búsqueda más importante del mundo en Internet: Google. Se refleja el afán de la empresa por construir el archivo más grande del mundo, en base al escaneo de libros de varias de las bibliotecas más importantes o emblemáticas del planeta. Pero dicho escaneo sólo lo deja ver Google en el documental durante seis segundos. El secretismo y la apabullante maquinaria de la empresa quedan ocultos tras su engranaje de potencial mundial y ambición desmedida, con el fin de asentarse y prosperar como un punto de información definitorio en un futuro que se les va de las manos. Y su realizador, Ben Lewis lo presenta con el miedo y el suspense con el que uno ve, con inusitada ignorancia, cómo funciona el maremágnum de cables y luces que se encienden y apagan en ordenadores inmensos.

La idea que  H. G. Wells predijo en 1937 acerca de la construcción de un cerebro mundial es la base para el escaneo sin ningún tipo de escrúpulo por parte de una empresa que tiene en su haber cerca de 38 mil millones de dólares de ingresos y  nueve mil setecientos millones de beneficios netos (datos de 2011).

Pero, ¡ay!, la idea de imaginería de letras escaneadas en pantallas de ordenador, donde todos pudiéramos buscar esos libros que hubiesen desaparecido se su formato que les vio nacer para fundirse en las pantallas de los ordenadores se topa con los derechos de autor de aquellos escritores que nunca alcanzaron a imaginar que sus letras fuesen fundidas en placas cibernéticas y luces estereoscópicas. Y las leyes de los países desarrollados, aquellos que funcionan como jefes y sargentos de las mentes de los ciudadanos de a pie (Francia, Alemania…), dicen no a la invasión norteamericana de la ruptura de fronteras de los epílogos de los libros más allá de las tapas duras que abren y cierran sus letras. Y llevan a los tribunales a la empresa norteamericana para que un juez (llamado Denny Chin), junto con un escritor japonés (Shojiro Akashi) enfadado porque uno de sus libros ha sido fotocopiado impunemente por Google, para que frene la colonización mundial del ciberespacio de las letras.

Y aquel que se resiste a comprase un e-book, por muy práctico que este sea, observa pasmado cómo el futuro le queda inmensamente lejos pero peligrosamente cerca del dominio de la mente humana. Esas generaciones pasadas que escribía hace unos siglos con tinta mojada sobre pergaminos mohosos, ven desde el más allá cómo sus generaciones presentes disfrutan de los libros sobre las manos en pantallas LCD de cristal líquido. 

El documental, está coproducido entre el Reino Unido y España, cosa curiosa por tratarse, el nuestro, un país a la cabeza de las descargas ilegales de Internet y con un gobierno que grava con el 21 por ciento de IVA el acceso a al cultura. Y este documental deja al descubierto toda esta incertidumbre, en un presente casi irreal y un futuro aún más borroso. Como una pantalla de cristal líquido golpeada por un tintero.

Todo es tan asombrosamente irreal…

Sobre el autor

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: