El retorno del bardo

0

Decir Lluís Llach es evocar toda una época y eso hace que a veces nos olvidemos del presente, presente absolutamente enriquecedor y genial como lo ha demostrado en la presentación de su último trabajo: Jocs.

Los viejos roqueros nunca mueren y los cantautores tampoco, no hay más que ver a Lluis Llach. El “cantante de Verges” subió a un escenario por primera vez en 1967 y desde entonces ha sido la voz crítica de la conciencia de izquierdas y la pesadilla de los conservadores. Sufrió persecución franquista y censura, lo que le llevo al exilio.

Destacado colaborador de «la nova cançó”, es algo más que un cantante catalán, es todo un símbolo y un referente, es un bardo necesario en estos malos tiempos para la lírica.

Este rebelde con causa anda de gira por toda España para presentar en directo su último trabajo, y afortunadamente ese peregrinar le llevo al Kursaal de Donosti.

En los “Cubos” asistimos a un concierto distinto, con sabor a canción protesta, sobre todo si los comparamos con los de OT, si es que se puede comparar.

Flanqueado por un grupo de jóvenes músicos, este tranquilo ampurdanés con sus canciones y la presentación previa de estas nos dio su visión social, política y humana, su compromiso con las buenas causas, casi siempre perdidas como debe ser.

Pero que el árbol nos deje ver el bosque, Llach es un músico excepcional con una voz potente y prodigiosa, de enorme fuerza. Su arte nos conmueve y nos hace ser mejores ciudadanos, amantes…personas. Su música es poesía y sus letras desbordan ternura y sensibilidad.

El nuevo disco “Jocs” (juegos), da buena prueba de ello. Combina temas que reflejan su cabreo con el poder (PP y Convergéncia), como el single “Neofatxes globals” (neofachas globales), de ritmos más acelerados y “cañeros”; con otros más intimistas como “Vell és tan bell” y “Si un adéu d’amor fos encara amor”.

La velada se completó con viejas canciones, con las que Lluís Llach nos ofreció un repaso a su vida y a la nuestra, no en vano él es un pedazo de la historia de este país.

No tocó “Ítaca”, la única pega a un concierto delicioso, y no fue porque no se lo pidió el público, con el que la comunicación a excepción de esto fue total.

Recuerdo especialmente algo que nos dijo: “El día que un niño pequeño a la repuesta de que quieres ser de mayor conteste buena persona; no nos reconoceremos.”

Toda una tarjeta de presentación de este catalán universal es el hecho de que actualmente vive en Porrera, donde ha montado una bodega y hace vino aunque sea abstemio.

Y es que Lluís es mucho Llach.

 

(Si tenéis tiempo pasaros por http://www.lluisllach.com/ ).

Sobre el autor

Sin comentarios

Deja un comentario

PILAR SOBERÓN. Murgilketak. Viajes de Jung

Centro Koldo Mitxelena  Murgilketak. Viajes de Jung propone adentrarse en la dimensión de lo insondable, con la fragilidad y la volatilidad como herramientas, aflorando antiguos mitos yacientes ...
A %d blogueros les gusta esto: