The Equalizer

0

Denzel Washington y Antoine Fuqua han inaugurado esta 62. edición del Festival de Cine de San Sebastián con “The Equalizer” (El protector)”. Washington ha vuelto a ponerse a las órdenes de Antoine Fuqua trece años después de “Training day”, en este thriller basado en una serie de televisión de los años 80. Aunque esté calificada como película de acción o thriller, tiene un gran trasfondo, que hace pensar sobre la justicia y lo que podemos llegar a hacer para conseguirla.

McCall, interpretado por Washington, deja su pasado atrás e intenta comenzar una nueva vida. Sin embargo, todo cambia cuando conoce a Aline (Chloe Grace Moretz) y descubre que es víctima de un grupo de mafiosos rusos. A partir de ese momento, vuelve a nacer su verdadero yo y trata de hacer todo lo posible por ayudar a la joven, enfrentándose a los mafiosos rusos sin ningún tipo de escrúpulo.

La personalidad de McCall, y sobre todo su pasado, es un verdadero misterio durante toda la película. Aunque en un principio parece una persona solitaria y tranquila, a medida que el film va avanzando vamos descubriendo su lado más violento, y acabamos por definir a un hombre con una personalidad marcada por dos extremos: el del hombre bueno que quiere ayudar a todo el que sufre injusticias, y el que es capaz de matar y cometer las brutalidades más atroces para acabar con la injusticia. Al desconocer su personalidad y su pasado, hay una pregunta presente durante toda la película: ¿Quién eres tu? Pregunta que se hace más de una vez durante el film.

eq2

La primera escena de violencia sucede cuando acaba con la vida de tres de los mafiosos rusos en menos de 30 segundos. Ese momento es el punto de inflexión de la película, es cuando empezamos a ver la verdadera personalidad del protagonista. Es un momento en el que sorprende lo violento que puede llegar a ser una persona aparentemente tan tranquila, pero al ir avanzando la historia, vamos acostumbrándonos a ese tipo de escenas, hasta el punto de alegrarnos cuando acaba con cada miembro del grupo de mafiosos. Antoine Fuqua, director del thriller, ha utilizado magistralmente secuencias lentas y de primer plano, para plasmar esos momentos de violencia.

Digamos que el protagonista busca la justicia, y la verdad que la película consigue hacernos reflexionar sobre la justicia y sobre los límites a los que se puede llegar para conseguirla. Y también nos llega un mensaje claro, que se recalca más de una vez, tanto al principio como al final de la película: siempre existe la posibilidad de comenzar una vida nueva.

Sobre el autor

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: