CANTANDO EN LAS AZOTEAS

0

Además de ser una película que abraza la diversidad, que rinde homenaje a los mayores LGTBI que todavía tuvieron más difícil vivir como querían, la película CANTANDO A LAS AZOTEAS es un canto a la bondad natural.

Gilda Love / Eduardo (95) es transformista y vive en el mítico barrio chino de Barcelona, en la zona no gentrificada. Su mísera pensión no alcanza para pagar deudas, necesita seguir actuando para recuperar la dignidad y sobrevivir, su sueño es morir en el escenario. Sus prioridades se ven alteradas con la llegada de Chloe (2). La niña de familia desestructurada se quedó sin hogar, su madre volvió a desaparecer y su padre está en la cárcel.

Magníficamente interpretada por Eduardo este docudrama social nos muestra a este paquidermo escénico, con sus luces y sus sombras. Emulando a las folclóricas, cargado de maquillaje y de vivencias, … nos enternece. Le vemos subirse a los tacones con esas piernas ulceradas. Deja que la niña juegue con el último pintalabios. Sin perder la chispa y la picardía este hombre travestido nos muestra como se puede envejecer viviendo contracorriente, sin resentimiento, sin perder la capacidad de querer y de hacer el bien a los demás. Sonriendo cuando acude a las colas del hambre, conviviendo con los animales que invaden su piso, sin desesperarse cuando las cartas que comunican impagos de los bancos se amontonan. Siempre dispuesto a dar lo mejor de sí mismo. El director Enric Ribes mete el dedo en la llaga, da visibilidad a esta otra cara del mundo LGTBI, lejos de los intereses comerciales, con una gran calidad humana.

Critica de #JMConte

Sin comentarios

Deja un comentario

GAGARINE

Ópera prima que ensambla el cine social con otros géneros. Cuando no se tiene nada, la fantasía puede transformarlo todo. Un bloque de viviendas de ...
A %d blogueros les gusta esto: