Grazie mille maestro Battiato

0

 

El polifacético artista-místico italiano hizo un repaso a su carrera sin renunciar a su faceta vanguardista ni a sus grandes éxitos.

Más de 4.000 personas rendidas a sus pies, con la sensación de haber vivido uno de los conciertos más redondos que se han celebrado en Pirineos Sur en los últimos años. Así finalizó la actuación de Franco Battiato, que ejercía como uno de los nombres más importantes de la edición de este año, el maestro no a defraudado.

 

La noche en la que brilló Battiato

La estrella de la música italiana, con más de 50 años de carrera, cautivó con su actuación en Pirineos Sur gracias a su envidiable repertorio y el acertado formato por el que ha apostado en esta gira: piano, teclados, violines y su voz. De esta manera, logró sonar durante la hora y media de actuación tan clásico como vaguardista, tan digital como analógico, tan moderno como espiritual. Tanto da, la palabra que resume su concierto es belleza.

Su show se coció a fuego lento, sin prisa, desarrollando su propio discurso, el que le ha otorgado la fama en todos estos años, intercalando sus grande éxitos entre canciones que ha creado durante toda su carrera, desde los 70 hasta la actualidad. Así, no dudó en arrancar con “L’ombra de la luce” y “Le sacre sinfonie del tempo” (ambos temas del 91), para llegar a uno de los mejores momentos de la noche (y hubo muchos), “Fornicazzione”. Precisamente, otros instantes para retener en retina y oídos fueron en esas canciones en el que Battiato dejó libertad a su banda para desarrollar la belleza de la que hemos hablado: “Te lo leggo negglo occhi”, “La canzone del amore perduto”, “La cura” o “Gli ucceli”

Aunque era inevitable que la catarsis colectiva llegara con “La stagione del amore”, (cantada en español), “L’era del cinghiali bianco” y, sobre todo, “Voglio vederti danzare” y “Cuccuruccucu paloma”, con las que cerró el concierto.

Battiato se despidió, o más bien le despidieron, como llegó, con una calurosa, inesperada, sincera y cariñosa ovación del público cuando cruzó la pasarela del escenario flotante. Flotando en la vía láctea es como dejo al público.

Grazie mille maestro.

 

 

Sin comentarios

“Amaren eskuak”

Mireia Gabilondok zuzendutako film hau Donostiako Zinemaldian estreinatu zuten Zinemira sailaren baitan eta Karmele Jaioren nobelan oinarrituta dago “Amaren eskuak”.  Nerea (Ainara Gurrutxaga) da pelikulako ...