Amigo Quino

0

Debido al fallecimiento del dibujante y humorista Joaquín Salvador Lavado Tejón conocido como Quino, la semana pasada, Luis Gasca que era amigo suyo, me ha hecho llegar estas líneas con datos curiosos de cómo lo conoció y de su relación con el genio argentino.

En 1969 recibí una propuesta de alguien a quien no conocía personalmente. El argentino David Lipszyc me propuso colaborar en la que iba a ser el primer Congreso Mundial de la Historieta auspiciado por el centro Torcuato di Tella, en Buenos Aires. Durante un mes, colaboré con entusiasmo en la difícil labor de traer a dibujantes como Burne Hogarth y Jesús Blasco, montar una exposición con la ayuda de Oscar Masotta y organizar las mesas de debate sobre un arte que aquí se llamaba tebeo. Tuvo la inmensa suerte de conocer y tratar a futuros dioses del cómic destinados a ser pronto famosos, como Guillermo Mordillo Hugo Pratt, Breccia, Salinas, el guionista Héctor Oesterheld, la creadora Marta Minujin, tantos héroes argentinos de un mundo que crecería imparable.

Y entre ellos a un flacucho hijo de inmigrantes españoles, nacidos en Fuengirola. Se llamaba Joaquín. Le conocí como Quino y fue quien junto con su mujer Alicia, me descubrió el barrio bohemio donde vivía, San Telmo, paraíso de anticuarios y libreros de viejo al que he fiel y asiduo visitante en todos mis viajes posteriores.

A la sombra de este Congreso hoy tan legendario como de corta vida, nacieron los de Bordighera, Lucca, Angouleme, Barcelona y los Quino fueron viajeros y ayuda de todos ellos. Otro argentino chalado como nosotros, Marcelo Ravoni creó con su genial compañera, Coleta, la agencia Quipos para difundir la obra de Quino por medio mundo.

Durante 5 décadas, se dice pronto, hemos compartido cenas afortunadamente interminables. Cuando mis cuatro hijos eran pequeños, les dedicó a cada uno; a Mafalda la rebelde anti sopa, a Manolito que era otro hijo de inmigrantes, al soñador Miguelito y a la chismosa Susanita. En Puerto Madero se puede visitar el banco donde sestea Mafalda, más fotografiado que la torre de Pisa. Ellos y todos nosotros, estamos hoy bien tristes y me cuesta escribir con erratas estas líneas.

Sobre el autor

Sin comentarios

Deja un comentario

Match para Allen

Nos encontramos ante uno de los mejores trabajos del genio neoyorquino de los últimos años. Imprescindible.
A %d blogueros les gusta esto: