Reflexionando sobre “Sparta”

0

Hace ya dos días que se presentó Sparta pero era necesario tomarse ese tiempo para dejarla reposar y reflexionar sobre ella. La polémica suscitada cuando se publicó una información que decía que los niños protagonistas no habían sido informados sobre las intenciones del autor durante la grabación, exigía al menos no escribir las primeras ideas que llegan a la cabeza y valorarla con más calma.

Las películas son de los personajes y en Sparta hay una excelente construcción del personaje principal. El autor, se toma su tiempo para presentarnos su vida, sus relaciones, sus problemas y sus temores. Incluso hay una gran parte en la que parece que no va a conducirnos a nada. Sin embargo, todas esas secuencias han ido configurando una personalidad compleja, necesaria para sumergirnos en lo que vendrá después y que podamos digerirlo desde una perspectiva más implicada. Hay que reconocer la habilidad del Ulrich Seidl para abordar un tema tan delicado como el de la pederastia con esa sutileza, ambigüedad y, sobre todo, evitando cualquier obviedad que satanice al protagonista creando una barrera con el espectador que impida cualquier posibilidad de debate.

Más allá de polémicas, Sparta es una película incómoda pero de indudable calidad cinematográfica que es lo que, desde nuestro lugar, podemos valorar. Suponemos que el ruido generado podrá despertar interés pero no afectará a la decisión del jurado.

Sobre el autor

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: