SIMON: LA CULPA DEL PRIVILEGIO

0

La película representa la culpa, el sentimiento de la diáspora venezolana que no materializó su oposición al régimen en las calles de su país.

Cuenta la vida de Simón, un joven estudiante, que en 2017 decide pasar a la acción en la oposición al régimen y acaba encabezando las protestas estudiantiles. De la misma forma arbitraria con la que fue detenido fue liberado. Entre ambos acontecimientos están los días más tristes de su existencia,en los que fue sometido a tortura y a todo tipo de vejaciones. Transcurridos unos años, ya en Miami, el pasado le sigue pesando. Hay que elegir entre ser consecuente con los ideales colectivos o con la vida propia. En medio de la desesperación aparecerá la bondad de los extraños.¿Cómo se resolverá ese conflicto interior? ¿Pedirá asilo? ¿Volverá a seguir luchando?

Empezar a luchar por una causa que se ha olvidado abre una herida colectiva que debe sanarse comenzando con el perdón a uno mismo.

Contra la apropiación del Régimen Chavista de Bolivar, Simón el líder estudiantil, vuelve a dar nombre a la figura de un libertador en el siglo XXI.

En el coloquio tras la película, su director Diego Vicentini nos cuenta la intencionalidad, el mensaje, al dirigirla a múltiples audiencias: venezolanos y no venezolanos de dentro y fuera del país. Ayuda a crear un espacio de entendimiento. Los que no salieron deben abandonar la idea de que los que se fueron se desentendieron de los problemas para llevar una vida perfecta. Los que se fueron deben dejar de sentirse culpables por abandonar la lucha. Los ajenos deben tomar consciencia de que los conflictos se olvidan antes de que se solucionen.

El lenguaje de la calle es violento e impregna todos los diálogos de la película. En la cuidada banda sonora conmueve el tema “Me rehuso” de Daniel Ocean. Destacamos igualmente la excelente interpretación de Christian McGaffney quien además de transformarse físicamente para interpretar su papel colaboró con el director en el guion.

Nominada a premios Goya como mejor película Iberoamericana. Ganadora del Heartland International Film Festival. Aclamada en Venezuela, con gran éxito de público a pesar de la oposición del régimen. Una película no tumba un gobierno pero puede sacudirlo despertando conciencias.

Critica de #JMConte

Sin comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: